El niño que se chupa el dedo.Consejos para quitar el hábito.

El acto de chupar el dedo pulgar es muy común en los bebés, incluso si consideramos que mediante las ecografías se ha comprobado que es un hábito que se inicia en el útero.
No obstante algunos bebés recién nacidos adoptan el chupete en lugar del dedo.¿Pero, que pasaría si no existiera el chupete?
La necesidad de succionar siempre ha existido y el bebé se ha valido tanto del dedo, como de otros objetos: una tela, un juguete, etc.
Muchos niños rechazan el ofrecimiento del chupete y utilizan el dedo para calmar su necesidad de succión.El inconveniente resulta de la  continuidad de este hábito en el tiempo.
Es normal que un niño se chupe el dedo hasta los dos años de edad, inclusive algunos mantienen la costumbre hasta los cuatro años.
Pero un niño que supera esa edad y continua realizándolo es motivo de atención.
Quizás se chupe el dedo sólo por hábito, esto sucede cuando lo hace para conciliar el sueño, pero si se
 lleva el dedo en  otras situaciones que le provocan ansiedad,puede incorporar este hábito en la escuela y durante cualquier actividad.
Lo cierto que es una costumbre que no sólo resulta perjudicial para ladentadura del niño,además puede deteriorar su autoestima, el hecho de chuparse el dedo frente a los demás en el inicio  de su escolaridad, podría generar dificultades en su socialización.
La principal dificultad que nos encontramos es que no podemos "quitar"el dedo, de la misma manera  que el chupete o la mamadera.
Estamos acostumbrados a hacer desparecer las cosas inconvenientes o peligrosas (el chupete lo tiramos, escondemos objetos pequeños, tapamos enchufes, guardamos las golosinas).
Para quitar al niño este hábito debemos contar con paciencia, creatividad y constancia.
  • Esperar  que el niño tenga dos años,( puede que deje el hábito por sí sólo, además podrá expresar verbalmente sus necesidades)
  • Observar en que situaciones se chupa el dedo.
  • Determinar si el niño tiene sueño, hambre, miedo ,etc.
  • Intentar satisfacer adecuadamente sus necesidades.
  • Incentivarlo a expresar sus emociones.
  • Seleccionar una actividad para sustituir el hábito.
  • Proveerle un objeto de transición (un juguete o una prenda).
  • Distraer su atención en el momento que comience a chuparse el dedo.
Como todo hábito no se quita de un día para otro.Puede que el niño se vaya olvidando de chuparse el dedo y ante una situación que lo angustie necesite revivir nuevamente esa experiencia.El dedo está ahí y no podemos negarlo ni quitarlo, por lo tanto los retos y la ansiedad no son para nada productivos.

Foto:Diegodacal

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mi beba se chupa el dedo desde mi vientre pero solo tiene 1 año y 6 meses cumplidos le he puest de todo y es bien recia por q todo lo come lo q parec q no e sel alcohol pero no puedo ponerselo a todas horas

Marian Mastro dijo...

Realmente no es conveniente colocar cualquier producto en su dedo, porque podría causarle daño.Lo principal es obsrvar en qué situaciones lo realiza y si es posible cambiar este mal hábito por uno positivo.

Busquedas

Entradas populares